La Fiesta de São João

La Fiesta de São João do Porto, o la Fiesta de san Juan del Puerto en español, tiene más de seis siglos de antigüedad. Se celebra todos los años en la hermosa ciudad de Oporto, donde miles de personas se echan a la calle, en un ambiente festivo y animado, para celebrar la fiesta de san Juan. Descubra este acontecimiento típico de la región de Oporto.


La Fiesta de São João La Fiesta de São João

En la noche del 23 al 24 de junio, Oporto acoge a más de 200 000 personas para la fiesta de San Juan Bautista, su protector. Es una de las mayores fiestas de Europa.


La Fiesta de San Juan tiene un origen tanto pagano como católico. Al principio, en el siglo XIV, esta fiesta profana era un culto al dios Sol, así como una celebración de las cosechas y de su abundancia. Pero unos años más tarde, la fiesta fue cristianizada por la iglesia católica, y ya no se dedicaba a la adoración del dios Sol, sino que se celebraba en honor a san Juan, protector de la ciudad.


El 23 de junio, a partir de las seis de la tarde, los habitantes se encuentran en las calles y la ciudad empieza a despertar y animarse. Las festividades comienzan con la tradicional degustación de sardinas asadas, acompañadas del « Caldo Verde », una sopa de col típicamente portuguesa, cuyos sabores se propagan por las calles.


Se organizan numerosas animaciones. Para empezar, los asistentes comienzan con una peregrinación de 5 kilómetros entre la plaza de la Libertad y Matosinhos. Dos costumbres originales tienen lugar en la Fiesta de São João: la primera consiste en darles en la cabeza a las personas que encontremos con un martillo de plástico blando o ajos tiernos. La segunda es pasearse con frascos de albahaca o puerros, que se ofrecen a los viandantes para desearles mucha felicidad. Oporto celebra hace 200 años sus concursos de «cascatas» con ocasión de esta fiesta. Se trata de pequeñas construcciones temáticas que representan a la ciudad de Oporto.


Los participantes también podrán disfrutar de conciertos en la calle, degustaciones de oportos y de vinos, así como de originales espectáculos como tragafuegos. Finalmente, para acabar bien la fiesta, se lanzan fuegos artificiales a medianoche, sobre el mítico río Duero.